Miriam Reyes: "Queremos conseguir una formación en autismo para todos"

Enviado por Isabel Andino el Mar, 19/07/2016 - 00:42

El sueño de "Aprendices Visuales" comenzó con el cuento "El calzoncillo de José", en el año 2009. Después esta organización ha creado muchos más cuentos para niños con autismo, accesibles a todos: la colección "Aprende", con José como protagonista (con tres secciones: autocuidados, rutinas y emociones) y la colección "Disfruta". Un trabajo reconocido con más de 20 premios, que se extiende además a la sensibilización a través del arte y a otras iniciativas, como la creación de una escuela online de autismo.

-    Miriam, el origen de Aprendices Visuales fue el cuento “El calzoncillo de José”, el primero de muchos otros que han surgido después. ¿Cómo surgió la idea de hacerlo?

-    Nosotros hicimos el cuento "El calzoncillo de José" para mi primo pequeño, José, que tiene autismo. Cuando lo compartimos en Internet empezaron a escribirnos familias y profesionales de casi todos los rincones del mundo agradeciéndonos que hubiéramos creado este material y lo hubiéramos compartido, y ahí nos dimos cuenta que no estábamos solos, que había muchas familias que necesitaban este tipo de material como nosotros. Y decidimos dedicar nuestro tiempo y creatividad a Aprendices Visuales. "El calzoncillo de José" ha tenido muy buena acogida porque es sobre un tema por el que pasan todos los niños: el control de esfínteres. Ha habido niños que con el cuento han tenido suficiente para conseguirlo y otros han necesitado más refuerzos, pero es muy útil para las familias en general.

-    ¿Esperabais en algún momento que “El calzoncillo de José” iba a tener la gran repercusión que tuvo?

-    No. Yo había estado buscando mucho material en Internet. Porque los profesionales nos dijeron que trabajáramos con pictogramas, con imágenes...Y no había mucho. De esto hace ahora entre 6 y 7 años. Nosotros habíamos creado este cuento para José. Y pensamos compartirlo por si a alguien le servía. Pero nunca hubo un proyecto antes de eso.

-    ¿Por qué el nombre de Aprendices Visuales?

-    Porque fue una de las primeras características que nos dijeron de los niños con autismo: que de pequeños aprenden mucho con imágenes, con pictogramas, que su forma de pensamiento es visual. Y nosotros entendimos que también lo es su forma de aprendizaje. Por eso decidimos llamar a nuestro proyecto Aprendices Visuales.

-    ¿Qué fue lo que te hizo apostar por la creación de más cuentos para niños con autismo, lo que te hizo dejar tu profesión para dedicarte a esto?

-    En principio yo estaba estudiando arquitectura cuando empezamos el proyecto. No estaba trabajando todavía. “El calzoncillo de José” vimos que tuvo mucha acogida, que realmente existía una demanda social de este tipo de materiales. Y lo que decidimos fue crear un proyecto profesional con creadores profesionales, con el apoyo de psicólogos, pedagogos, personas especializadas en autismo… para sacar unos cuentos no como el que habíamos hecho nosotros de forma casera, sino que estuvieran respaldados y validados por los conocimientos de las personas que trabajan con niños con autismo.

-    ¿Cuáles son las principales características de vuestros cuentos?

-    Los cuentos están diseñados a partir de las características generales que nos contaban los psicólogos que tienen los niños con autismo: su necesidad de tener una estructura, un orden, sin elementos distractores. Y lo aplicamos a los cuentos. Todo eso se estudió al principio (porque nadie había hecho un cuento diseñado para niños con autismo), no sólo en cuanto a las ilustraciones, sino también en cuanto a la organización dentro de la página. Nuestros cuentos siempre tienen la misma estructura para que el niño sepa dónde van a estar los pictogramas, las frases, la ilustración... Las frases son lo más sencillas posible y la narrativa, aunque sigue teniendo ese jugo de historia, no es complicada. La traducción a pictogramas intentamos que sea conceptual: no se traduce palabra por palabra, porque el niño está en un momento evolutivo en que lo importante no es que adquiera la gramática sino el concepto. Se intenta también que las ilustraciones reflejen lo que se está contando en la página, que no haya elementos distractores.

-    Estos cuentos también pueden ayudar a niños sin autismo, ¿hasta qué punto crees que las familias o los centros educativos son conscientes de que las herramientas que se usan para los niños con autismo también pueden beneficiar a los demás?

-    Para nosotros todos los materiales de Aprendices Visuales son inclusivos. Son herramientas que sirven para niños con autismo, porque al ser aprendices visuales tienen esa necesidad visual, pero sirven también para cualquier otro niño. Por ejemplo, nosotros hemos hecho cuentacuentos en los colegios con nuestros cuentos y los niños pre-lectores, que están a punto de aprender a leer, alucinan con los cuentos, porque se los presentamos diciéndoles: "este es un cuento para niños que ya casi saben leer, a ver qué pone aquí"; y si aparece el pictograma de la isla dicen "isla",  y claro, están súper motivados, porque son cuentos que ellos sí pueden leer y pueden entender la historia. También son útiles para niños cuyas familias son de otro país y su primera lengua no es el español, porque a través de los pictogramas su comprensión es muchísimo mejor y van adquiriendo más lenguaje. Estos cuentos tienen muchas utilidades. Nosotros nos centramos en autismo por esa labor de sensibilización, porque cada vez que contamos nuestra historia y hablamos del proyecto hay alguien que cambia su pensamiento con respecto al autismo. Pero es verdad que para todos los niños pequeños de educación infantil estos cuentos se pueden utilizar perfectamente.

-    Los cuentos son accesibles a todo el mundo porque son gratuitos, se pueden descargar de vuestra web. ¿Cómo habéis conseguido esto?

-    Era uno de los objetivos que teníamos desde el principio, que fueran lo más accesibles posibles para todo el mundo. En este caso hemos conseguido los cuentos digitales con patrocinadores y gracias a las personas que han hecho donaciones, o que han apoyado el proyecto a lo largo de estos años.  Y poco a poco hemos ido consiguiendo sacar los cuentos de esta forma.

-    ¿Cuál es el objetivo principal de Aprendices Visuales?

-    Nuestra visión es un mundo donde los niños con autismo puedan acceder a las herramientas que les permitan desarrollar su potencial, y dentro de esto nosotros queremos poner nuestro granito de arena, desarrollando algunos materiales o algunas herramientas tecnológicas que vemos que sí pueden tener influencia en muchas personas. Somos una organización que lo que buscamos es tener el mayor impacto posible en la sociedad. Y el objetivo, el reto que nos hemos puesto este año es ser millonarias en impacto social, queremos llegar al primer millón de niños que utiliza nuestros cuentos y probablemente lo consigamos al final de este año.

-    Respecto a vuestro objetivo: que cada niño con autismo tenga las herramientas necesarias para desarrollar al máximo su potencial, ¿hasta qué punto crees que existe concienciación social de que las personas con autismo tienen una forma distinta de procesar las cosas?

-    Yo creo que cada vez hay más concienciación. Desde que  yo empecé hasta ahora la verdad es que hay muchas personas haciendo cada vez más iniciativas. Muchas de ellas a nivel local, en el entorno de los niños, en los colegios, para que cambie un poco la visión tradicional que hay sobre el autismo, o esa idea preconcebida de la sociedad. Yo creo que vamos avanzando bastante bien. Yo soy bastante positiva en eso, aunque aún quede mucho por hacer.

-    ¿Qué aprendizaje te ha dado Aprendices Visuales sobre el autismo y sobre las personas que lo tienen?

-    Yo creo que lo más importante es saber que cada niño es único y diferente, que no hay dos niños ni con autismo ni sin autismo iguales. Y aprender a mirar a cada niño como único, aprender a ver sus intereses, su personalidad, su forma de ser, sus inquietudes y sus dificultades, para que a ese niño se le pueda dar lo que necesita.

-    Aprendices Visuales también organiza exposiciones, ¿por qué habéis elegido el arte para sensibilizar?

-    Hace tres años que empezamos la línea de sensibilización a través del arte. Vimos que los cuentos que estábamos haciendo para los niños estaban funcionando, y que además teníamos que preparar a la sociedad para mirar el autismo de otra forma. Amélie, nuestra cofundadora, es artista, y buscamos un modo de sensibilizar a la gente que fuera diferente y original. Entonces nos dieron unas becas para estudiar en Madrid y allí abrimos una galería de arte en la que había artistas con y sin autismo. Las personas que venían a la galería venían a ver arte. Y después cuando escuchaban que algunos de los artistas tenían autismo, preguntaban quién era quién, porque, claro, a través del arte, tú no puedes ver las diferencias. Y empezó un diálogo y una inquietud por parte de los visitantes por saber más del autismo, preguntaban....Es una forma de sensibilizar en la que no somos nosotros los que estamos encima de la gente, sino que son ellos quienes tienen el interés. En Madrid funcionó muy bien, tuvimos la galería abierta durante un año. Y a partir de ahí vimos que para tener más impacto y llegar a más gente, que es lo que realmente queríamos, lo mejor era llevarlo a diferentes puntos de España. Hemos tenido la exposición en Sevilla, y este último año hemos hecho una en París. Actualmente hacemos exposiciones puntuales, en espacios con los que colaboramos: galerías, centros de exposiciones...para llegar al público de ese espacio. Nosotros teníamos nuestro propio espacio, pero empezaba a venir siempre la misma gente. Y el objetivo aquí no es ese, sino llegar al mayor número de gente nueva posible. Nosotros tenemos los artistas y las obras, pero lo que queremos es ir exponiendo en diferentes espacios. En cuanto al futuro, puede que haya una exposición en febrero en Sevilla, pero es algo que aún no está cerrado.

-    En vuestra página: www.aprendicesvisuales.org, se puede acceder a entrevistas a familias de niños con autismo y a profesionales. ¿Por qué creéis que es importante que se conozcan estas experiencias?

-    Todas estas entrevistas forman parte del documental "Un Sueño Compartido", que una productora se interesó en hacer cuando empezamos el proyecto.  Este trabajo habla un poco de que ese sueño que tenía yo de que los niños pudieran desarrollar su potencial, al final se ha convertido en el sueño de muchas personas, en un sueño compartido. El documental trata de ese recorrido durante la primera etapa del proyecto de Aprendices Visuales (cuando imprimimos el primer cuento, las primeras exposiciones) a través de las primeras entrevistas a familias y a profesionales para también poder tener esa visión de otras personas, que fueron los primeros colaboradores del proyecto. El documental está terminado pero no se ha lanzado aún. De momento está en festivales.

-    ¿Cuál es el objetivo de "Un sueño compartido"?

-    Se trata de otra herramienta de sensibilización más, para llegar a familias y profesionales que quieran escuchar nuestra historia y la de otras familias y profesionales, y para la sociedad en general, para las personas que les gusten los documentales, poder ofrecerles otra visión diferente sobre el autismo.

-    Tenéis en marcha ya el comienzo de una escuela online de autismo. Para ello habéis realizado una página en la que recogéis información de las demandas formativas que tienen las familias, profesionales y formadores. ¿Cómo tenéis previsto que sea esta escuela?

-    Nosotros para diseñar el plan estratégico de la organización a 5 años lo que hemos hecho es identificar una serie de puntos, que está demostrado que si el niño con autismo los tiene, mejora y puede evolucionar más rápido. Por ejemplo, si tiene un diagnóstico temprano, si la familia tiene formación, si la sociedad cambia su visión, si el niño tiene herramientas visuales adaptadas para él...Hay una serie de ítems que hemos idenficado y poco a poco lo que queremos es ir poniendo nuestros pequeños granitos de arena dentro de todo eso. La escuela online está inicialmente focalizada para padres, pero cuando hemos empezado con los cuestionarios hemos visto que hay muchos profesionales que también demandan formación, más o menos en  una proporción del 50% de cada. Ahora es un proyecto que está en construcción. Hay una serie  de cursos que nos gustaría lanzar nosotros de la forma más accesible posible, y sobre todo la visión es democratizar el acceso a la formación en autismo. Eso puede pasar por que nosotros desarrollemos nuestros propios cursos o por que ayudemos a otras personas a digitalizar el contenido.

-    ¿Crees que existe un déficit en oferta formativa en autismo  para las familias y/o profesionales?

-    Formación en autismo hay. Lo que pasa es que geográficamente está solo en determinados puntos, o es muy costosa porque el profesional tiene que desplazarse, dedicarle horas, etc. Nosotros lo que hemos visto en Aprendices Visuales es que utilizar las herramientas digitales permite hacer la formación accesible a muchas más personas. Estamos ahora definiendo, según la demanda existente y las herramientas que nosotros tenemos, cual sería la mejor forma para conseguir lo antes posible que todo el conocimiento que existe sobre autismo, que todos los profesionales que tienen  muy buenos cursos, estén accesibles a todo el mundo. Aún no tenemos el plan cerrado, pero ese es el objetivo. Como cada niño es único y diferente hace falta que toda la formación esté accesible de una forma o de otra, que si una familia tiene una necesidad de formación en alimentación, por ejemplo, que pueda acceder a eso. Hay temáticas que nosotros sí podremos desarrollar con el equipo que tenemos actualmente; hay temáticas que se harán en colaboración con otros; y hay otros temas que simplemente intentaremos facilitar que ese profesional o esa persona tenga su propia formación on line. Para nosotros no es una cuestión de desarrollar nosotros todo, sino de conseguir lo antes posible el objetivo de que toda la formación en autismo esté de alguna forma democratizada y accesible para todo el mundo.

-    Aprendices Visuales tiene una filosofía colaborativa. ¿Cómo se puede colaborar con vosotros?

-    En nuestra web hay un apartado de colaboraciones. Se puede contribuir económicamente desde un euro al mes o haciéndote socio, o también a través de las empresas. Hay empresas que por Navidad hacen la recaudación del amigo invisible y nos la donan, o patrocinan eventos, o crean productos junto con nosotros. O por ejemplo, ahora hemos lanzado las bodas solidarias, porque una pareja que se iba a casar nos lo ha pedido. Funcionamos mucho por las ideas que las personas tienen de iniciativas que han visto que se hacen en otras organizaciones y nos preguntan si es posible hacerlo con Aprendices Visuales, y si es posible lo llevamos a cabo. Sobre todo es importante seguir difundiendo Aprendices Visuales, que llegue a muchas más personas, porque aunque ya tenemos casi 600.000 lectores de los cuentos, todavía hay muchos más. Poco a poco queremos ir llegando a todos los niños que pudieran necesitar nuestros materiales que ya están desarrollados.