Javier Luengo: "Las personas con discapacidad intelectual tienen muchas capacidades"

Enviado por Isabel Andino el Vie, 01/07/2016 - 11:21

-   Javier, ¿qué es Plena Inclusión?

-    Plena Inclusión es la Federación de organizaciones de personas con discapacidad intelectual. Aglutina a 17 comunidades autónomas más Ceuta y Melilla, y en cada una de estas comunidades hay una plataforma autonómica. En la comunidad de Madrid hay en total 107 organizaciones que forman parte de la Federación. Y a nivel nacional en total hay 900 organizaciones repartidas por toda España que tienen unos objetivos comunes, que tienen una mirada hacia la discapacidad intelectual o del desarrollo común, y trabajamos juntas y en red para conseguir los objetivos.

-    ¿Cuáles son los objetivos?

-    El objetivo fundamental es generar procesos que mejoren la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y también de sus familias. Eso se hace a través de varias líneas de actuación. Por un lado, está la línea que tiene que ver con la reivindicación, el posicionamiento político y social para generar que la voz de la discapacidad intelectual esté representada en los sitios donde se toman las decisiones y donde se pueden cambiar las cosas. Y por otro lado, a través de nuestras 107 organizaciones, nos centramos en el desarrollo de procesos que al final incidan en que la manera de trabajar con las personas con discapacidad intelectual sea lo más adecuada posible; que sigamos en una mejora constante para alcanzar las mayores cotas de ciudadanía de estas personas y la mejora de su calidad de vida. Y esto abarca muchísimas acciones que se llevan a cabo. Nosotros somos como un punto de encuentro donde se aglutinan los mejores expertos de cada una de las temáticas que se trabajan, bien sea la atención temprana, la parte educativa, la parte asistencial (centros ocupacionales, de día, o residencias)…Pero siempre con un enfoque centrado en la persona, de transformación de estos servicios hacia la autonomía personal de cada una de las personas con discapacidad.

-    De todas las áreas que has enumerado: educación, política, empleo…¿en cuál consideráis que hace falta trabajar más por la inclusión de las personas con discapacidad?

-    En todas. Por ejemplo, en atención temprana, se ha hecho ahora un avance importantísimo con un acuerdo con la Comunidad de Madrid que ha incorporado 3 millones de euros para meter 660 plazas en la red. Esto para nosotros ha sido fundamental, ya que se trata de 660 niños que no estaban atendidos. Pero todavía nos quedan algunos niños por que sean atendidos para alcanzar la atención total, o sea, que no haya nadie en lista de espera para ser atendido en una plaza. Nos queda seguir avanzando en los procesos de incorporación, de valoración. Y que la derivación y la atención en los centros de atención temprana sea mucho más rápida, con mayor coordinación por parte de las administraciones públicas entre la parte educativa, la sanitaria y la de servicios sociales.

En educación, tenemos un objetivo fundamental que es seguir avanzando hacia la inclusión educativa. Para eso tenemos que avanzar en la transformación de los centros específicos que ahora mismo están funcionando, y en la transformación de la red educativa para que en cualquier colegio de la comunidad de Madrid se tengan los apoyos necesarios para alumnos con necesidades educativas especiales vinculadas al autismo o a cualquier otra discapacidad intelectual.

En el empleo, para nosotros es fundamental alcanzar mayores cotas de empleo en el colectivo de las personas con discapacidad. Este colectivo tiene una tasa de paro que supera el 70%, y la discapacidad intelectual es la que más sufre esta tasa de desempleo. En ese sentido tenemos que generar con las empresas ordinarias procesos de trabajo mucho más permanentes que den lugar a nuevas oportunidades laborales. Por ejemplo, ahora se está empezando a trabajar en la incorporación de personas con autismo en el mercado laboral ordinario, con buenos resultados y que desde luego está cambiando la manera de entender este escenario.

En lo que tiene que ver con la parte asistencial, de servicios sociales (un centro de día, una residencia, una vivienda tutelada), tenemos que seguir avanzando, como ya estamos haciendo, en que las personas tengan los mejores apoyos en cada uno de estos servicios. También para generar por nuestra parte procesos de transformación de estos servicios, de modo que cada vez sean más inclusivos y más centrados en los apoyos individuales que necesita cada persona.

-    Para conseguir todos esos objetivos  hace falta que haya una mentalidad de sensibilización hacia la discapacidad intelectual y del desarrollo. ¿Cómo sensibilizamos a la sociedad para que la inclusión de las personas con discapacidad sea un hecho, es decir, para que se conciencie de que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo tienen los mismos derechos que el resto?  ¿Por qué crees que a veces hay miedo o rechazo a las discapacidades por parte de la sociedad: por ignorancia o más bien por intolerancia?

-    Creo que es desconocimiento, miedo a lo desconocido, y ahí tenemos una gran labor que hacer de sensibilización social y de información. Para nosotros es una línea de trabajo muy importante. Tenemos 4 ejes en nuestro plan estratégico. Y uno de ellos es la sensibilización y la comunicación hacia el entorno. La mejor manera de derribar esa barrera, ese desconocimiento, es conquistando espacios que hay en el entorno, en los que tenemos que estar con normalidad. Hace años a las personas con discapacidad no se les veía en el cine, en una clase de informática, en los colegios ordinarios, en los polideportivos…y eso lo estamos derribando poco a poco. Sensibilizar es trabajar con el entorno, para que las personas compartan espacios y reciban información de qué es la discapacidad intelectual, cómo interactuar con ella, cuáles son las dificultades que tiene. Nosotros llevamos a cabo distintas campañas de comunicación que se pueden ver en nuestra web (www.plenainclusionmadrid.org).  El último trabajo ha sido la realización de un documental sobre hermanos, para visibilizar esa figura tan importante que hay en las familias, porque nos preocupan tanto las personas con discapacidad intelectual como sus familias. También hay muchas acciones relacionadas con las capacidades de las personas; por ejemplo desde el punto de vista artístico hay un programa que se llama “Más cultura, más inclusión” con el que pretendemos ocupar espacios con personas con discapacidad intelectual que demuestran sus capacidades. Ahí hemos dado la vuelta a un argumento  que tiene la ciudadanía, porque las personas con discapacidad intelectual tienen sus limitaciones pero también tienen muchas capacidades. Y el mundo del arte, donde el modo de expresar las cosas es diferente, es un escenario para nosotros muy rico en el que hay muchas personas con discapacidad intelectual que tienen más capacidades que otros que no tenemos discapacidad.

-    Os habéis unido a la reivindicación de CERMI (Comité español de representantes de personas con discapacidad) consistente en que las personas con discapacidad intelectual tengan derecho a voto y que se eliminen las barreras cognitivas de los procesos electorales.

-    Sí. Ahora hay 96.000 personas con discapacidad (entre ellas con discapacidad intelectual o del desarrollo) que no han podido votar en estas últimas elecciones, y lo que queremos es que puedan hacerlo en las próximas. Por un lado, está todo lo que tiene que ver con las incapacitaciones judiciales que durante muchos años se han hecho de manera generalizada, no se miraba de modo individual a la persona. Esta forma de llevar a cabo las  incapacitaciones ha hecho que a muchas personas se les haya privado de poder ejercer su derecho al voto. Por eso hay personas que no pueden ejercer ese derecho y que están en condiciones de poder elegir, igual que otro ciudadano normal que tiene ese derecho adquirido. Queremos que haya un acuerdo de los partidos políticos para modificar la ley electoral  (LOREG) y esperemos que en los próximos cuatro años se aborde esta cuestión y que ésta vez haya sido la última que pasa esto, porque hay voluntad de solucionarlo y necesidad de hacerlo. Por otro lado, otra de las reivindicaciones que estamos haciendo es relacionada con la accesibilidad cognitiva, porque las personas con discapacidad intelectual tienen que entender cuáles son los procesos electorales, tienen que tener la información de cómo votar al Congreso y al Senado de la manera más fácil y sencilla posible. Estamos haciendo esa información accesible y además cursos de formación para que las personas con discapacidad comprendan ese proceso y luego puedan llevarlo a la práctica en las mejores condiciones.

-    Recientemente Plena Inclusión Madrid celebró una asamblea para presentar su plan estratégico con las acciones para los próximos cuatro años. ¿Cuáles son los objetivos del plan y sus líneas de actuación más importantes?

-    Las 107 organizaciones de Plena Inclusión Madrid en la asamblea que se celebró el pasado 19 de mayo aprobaron la estrategia desde el año 2016 al año 2020, en la que vamos a desarrollar un total de 75 acciones, que las hemos enmarcado en 9 horizontes, agrupados en 4 ejes estratégicos, que de forma simbólica hemos denominado como los puntos cardinales. En el norte hemos enmarcado todas aquellas acciones dirigidas hacia la persona y las familias. En el oeste está todo lo que tiene que ver con la sociedad: un nuevo marco jurídico que tiene que impulsar la vida de las personas en diferentes cuestiones, visibilidad social del colectivo (todo lo relacionado con la sensibilización), trabajo en red y alianzas. En el sur hablamos de aprendizaje y capacitación: lo que tenemos que revitalizar en torno al mundo asociativo, la transformación de las organizaciones. Y en el este, procesos internos, orientados a la defensa de derechos y a la acción conjunta. Este acuerdo ha sido fruto de un proceso en el que han participado familias, miembros de la junta directiva, muchas personas con discapacidad intelectual, profesionales y también los directivos de las organizaciones.

-    ¿Qué cambios de dirección supone este plan con respecto a las actuaciones de Plena Inclusión hasta ahora?

-    Este plan refrenda el anterior y le da un giro más. Sobre todo en la línea de apostar de manera decidida por la autonomía de las personas con discapacidad, por que tengan el papel que les corresponde en la sociedad y sean ellos los conductores de su propio destino. Y por otro lado, en todo lo que tiene que ver con las organizaciones, orientado a transformarse y construir una sociedad más inclusiva. Transformarse para generar apoyos a las personas de manera más individualizada. Y en trabajar juntos, en generar sinergias que nos hagan más eficientes ante el entorno para demostrar a la sociedad que a pesar de ser entidades no lucrativas y con pocos recursos sí estamos capacitados para hacer las cosas de la mejor manera posible, tanto en lo que tiene que ver con defender los derechos de las personas y de las familias de este colectivo, como en lo que tiene que ver con ofrecer los apoyos y los servicios que necesitan las propias personas y sus familias.

-    ¿Cuáles son las principales dificultades que os encontráis para llevar a cabo las actuaciones que os proponéis?

-    Hay una que tiene prácticamente cualquiera en estos momentos, que es la económica. Siempre faltan recursos porque las necesidades son tan importantes que a pesar de que tenemos apoyos por parte de la administración pública y también de algunas entidades privadas, siempre las necesidades son mayores que los recursos que tenemos. Otra dificultad son los tiempos, tenemos mucha prisa y necesidad de hacer las cosas rápido, y las agendas de la administración o de los políticos no coinciden en tiempos con las nuestras porque nosotros tenemos mucha prisa por darle a le gente lo que necesita lo antes posible.

-    Desde Plena Inclusión ¿qué le dirías a unos padres o familiares de alguien que ha sido diagnosticado con alguna discapacidad y se encuentran un poco perdidos?

-    Pasa muchas veces. Hay muchas familias que dan muchas vueltas para encontrar el recurso más idóneo para ellos. Les diría que estamos a su disposición, que hay una red de 5.000 profesionales, 107 entidades, más de 300 centros y de servicios de apoyo, de trabajadores y profesionales implicados en acompañarles y apoyarles para que lleguen de la manera más rápida al recurso más adecuado para ellos. Para eso trabajamos en red y existe una organización como la nuestra: para darle un servicio a la sociedad y a cualquier familia que tiene un hijo con cualquier tipo de discapacidad o incluso con riesgo de desarrollarla. Y aparte de esto, en las organizaciones de discapacidad intelectual hay muchas familias que ya han pasado por eso y cuando hablas con familias que tienen en su seno una persona con discapacidad descubres que la discapacidad es algo habitual. Y deja de tener casi sentido en la propia familia, porque conviven con ella con tal naturalidad que provoca un aprendizaje vital para las familias que estén en ese momento con un diagnóstico reciente, que se dan cuenta de que lo que en ese momento es una barrera que parece insalvable, otras familias la han superado y la viven con absoluta normalidad.

Documental "Hermanos" en YouTube